martes, 26 de octubre de 2010

Dieta de otoño para nuestros hijos


Llevamos ya un mes inmersos en el otoño. La nueva estación conlleva una serie de cambios en todos los sentidos, tanto para los padres como para nuestros pequeños. La vuelta al cole, la llegada de las lluvias o el frío..., en definitiva circunstancias que van a alterar nuestro ritmo de vida tras el verano.

Es importante que contrarrestemos estos cambios con una adecuada dieta alimentaria. Por norma general nuestras defensas suelen verse más expuestas durante el otoño, de ahí que hagamos hincapié en potenciar una dieta equilibrada y nutritiva durante esta época del año.

Las frutas y verduras del otoño son ricas en vitamina C, convirtiéndose en una pieza ideal en nuestra dieta otoñal; y no sólo ya para nosotros mismos, sino también para nuestros hijos e hijas que puedan tener algún tipo de problema a la hora de contener sus esfínteres. La razón: frente a los alimentos propios del verano, las frutas y verduras de otoño contienen menor cantidad de líquidos y por lo tanto nos ofrecen un mayor margen de variedad a la hora de alimentar a nuestros pequeños, sobre todo a la hora de la cena, donde procuraremos evitar darles alimentos acuosos como sopas o purés.

Verduras como coles de bruselas, alcachofas o berenjenas, y hortalizas como zanahorias o puerros, se presentan como una alternativa ideal para la alimentación de nuestros hijos durante esta época del año. Acompañado de un filete de lenguado o de gallo, constituyen un menú nutritivo y equilibrado para nuestros hijos.

Si nuestros peques son propensos a hacerse pis en la cama o sufren de enuresis pasados los 5 ó 6 años, compensaremos su dieta dándoles alimentos con mayor cantidad de líquido por las mañanas para prepararles cenas más sólidas a medida que se acerca la hora de ir a la cama.

Si queremos ayudar a sus defensas con alimentos naturales con mayor cantidad de vitamina C, os indicamos que no sólo las archiconocidas naranjas sin ricas en esta vitamina; tanto las coles de bruselas como la coliflor destacan por su alto contenido de vitamina C y ácido cítrico, pudiendo reservar el postre para frutas que complementen con otras vitaminas distintas.

Recordad que esto son sólo unas pautas indicativas que en ningún caso sustituirán a las indicaciones que os haya prescrito el pediatra o nutricionista de vuestros hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada