jueves, 20 de enero de 2011

Enuresis. Un resumen


Además de las molestias de despertarse con la cama mojada, los especialistas consideran que los niños con enuresis pueden sentir una baja en su autoestima, descenso en el rendimiento escolar y problemas en las relaciones interpersonales, como, por ejemplo, no querer quedarse a dormir en la casa de algún amigo o familiar por temor a mojar la cama. De allí la importancia de la consulta temprana.

Durante mucho tiempo, los padres consideraron que los pequeños que mojaban la cama mientras dormían lo hacían “para llamar la atención”, “porque tomaban frío” o porque consumían mucho líquido antes de acostarse. En efecto, son muchos los mitos que giran alrededor de este trastorno que los pediatras llaman enuresis y que definen como micciones nocturnas involuntarias o, simplemente, hacerse pis en la cama.

Técnicamente, no existe la enuresis hasta después de los 5 años, que es la edad en que los niños logran controlar definitivamente el esfínter y, por lo tanto, sus micciones. Todas las camitas mojadas antes de esta edad deben ser consideradas normales. Pasados los 6 años, algunos especialistas sólo diagnostican el trastorno cuando se moja la cama unas 2 veces por semana durante 3 meses seguidos. De todos modos, más allá de la rigidez de la cifras de los episodios, la consulta al profesional es válida en cualquier momento. Los especialistas cuentan que otro de los mitos que impiden un correcto tratamiento es el que dice que la enuresis “se cura sola”. Es verdad hasta cierto punto, ya, que de 10 niños enuréticos, sólo 1 ó 2 dejan de serlo por año; es decir que el resto sufrirá el trastorno un año más, y otro, hasta que “le toque” su remisión (disminución o cesación de los síntomas) espontánea. Así, pueden pasar años con un problema que afecte negativamente su autoestima.

Para comprender las razones del problema hay que conocer los distintos tipos de enuresis.

• ENURESIS PRIMARIA:
Es la que tienen los nenes mayores de 6 años que nunca han logrado controlar el esfínter. En estos casos, podría tratarse de problemas madurativos en la vejiga; bajos niveles de vasopresina, una hormona diurética que controla
la producción de orina; y no habría que descartar incidencias genéticas, ya que el 70% de los niños enuréticos
tuvo o tiene un padre o hermano con el mismo problema.

• ENURESIS SECUNDARIA:
Es la que aparece luego de los 6 meses de que el niño logra controlar sus micciones. En estos casos, que son los menos frecuentes, lo más común es que las causas estén asociadas a factores psicológicos tales como:
• Mudanzas de casa o colegio.
• Fallecimientos de seres queridos.
• Separación de los padres.
• Otros acontecimientos traumáticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada