martes, 15 de febrero de 2011

El sentido del humor para tratar la enuresis


El sentido del humor puede ayudarnos a crear un buen ambiente familiar. Desde que los pequeños son bebés hasta que llegan a la adolescencia, inculcarles y fomentar el sentido del humor es esencial para un buen desarrollo, tanto personal como social.

Reírse juntos es una buena manera para conectar, y un buen sentido del humor también puede hacer a nuestros hijos más listos, más sanos y mucho más dispuestos a conectar con los demás.

Muchas veces tendemos a pensar que el sentido del humor es algo innato, como los ojos azules o el cabello rubio. Todo lo contrario, es una cualidad que tenemos que enseñar y a ayudar a desarrollar a los niños.

El buen sentido del humor, es decir, la habilidad para reconocer las cosas que son graciosas, es una herramienta con la que los niños pueden contar a lo largo de su vida y servirles de ayuda:

-Pueden ver las cosas desde otra perspectiva, no solo desde la más obvia.

-Ser espontáneos.

-Ayuda a comprender otras formas de pensar.

-Ver más allá de la superficie de las cosas.

-Disfrutar y participar de todos los aspectos de la vida.

-Y sobre todo, no tomarse a ellos mismo demasiado en serio.

Los niños que desarrollan un sentido del humor sano y cuidado, son más felices y más optimistas. Tienen una mayor autoestima y pueden llevar los problemas de una forma más llevadera.

En esta cuestión, ayudar a nuestros hijos a fortalecer y desarrollar su sentido del humor nos corresponde a los padres. Por ello, crear un ambiente con un buen sentido del humor, nos puede ayudar a tratar una situación difícil como la de la enuresis. Tenemos que esforzarnos por mostrar la cara más positiva e incluso poder bromear, siempre desde el respeto y la delicadeza y teniendo en cuenta que es un tema extremadamente delicado, pero siempre hay que dar un discurso positivo, de apoyo y cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada