martes, 22 de febrero de 2011

Cómo enseñar a nuestros hijos a usar el orinal



Enseñar a nuestros pequeños a dejar los pañales y que aprendan a hacer sus necesidades en un orinal no resulta una labor sencilla; necesitaremos paciencia y mucho estímulo para conseguir unos resultados visibles. Como siempre, mantendremos una actitud positiva, pudiendo incluso a llevar la situación hacia una nueva experiencia desde el contexto del juego y la diversión.

¿A qué edad puedo empezar a enseñar a mi hijo a utilizar el orinal? Aproximadamente a partir de los dos años nuestros hijos estarán en condiciones para iniciar esta nueva etapa; pero no te preocupes si tu hijo muestra dificultades para utilizar el orinal pues, en muchas ocasiones, se negarán a sentarse en un recipiente para hacer sus necesidades. Las causas de esta negativa son de lo más variado.

Muchas veces no pueden llegar a entender que nos alegremos de que hagan caca en el orinal y luego la tiremos por el inodoro; en otras ocasiones confunden nuestros mensajes: constantemente les decimos frases como "no toques eso, es caca" y sin embargo ahora les animamos a que la hagan... Pero en la mayoría de las ocasiones, su negativa es debida a que a esta edad es muy posible que nuestro hijo se encuentre en la fase del "no".

Por estas y otras razones, os dejamos unas sencillas pautas a seguir para intentar que nuestros pequeños hagan sus necesidades en un orinal:

- Si nuestro hijo llora al ver lo que ha dejado en el orinal, explícale que no le pasa nada (algunos niños pueden pensar "que se están deshaciendo" por dentro), y dile que todos hacemos pis y caca.

- Dale tiempo cuando esté sentado en el orinal, no le atosigues.

- Evita comparaciones con otros niños que a su edad ya están familiarizados con el orinal.

- Prémiale con besos, abrazos, palmas... cuando tu pequeño logre hacer caca en el orinal.

- Mientras el niño aprende a usar el orinal resulta conveniente que su ropa sea rápida de quitar.

Es muy importante que seamos conscientes de que durante el tiempo en que se acostumbra a ir al orinal nos encontremos con que nuestro pequeño tiene los pantalones manchados o mojados. Debemos entenderlo como una parte integral del aprendizaje. Como bien hemos reiterado infinidad de veces, nunca debemos regañarles o castigarles; cuanto menos presionado se sienta nuestro hijo más fácil le será controlar estos escapes involuntarios.

Es muy importante que tengamos paciencia y que elogiemos siempre sus éxitos y avances.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada