Mostrando entradas con la etiqueta niños. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta niños. Mostrar todas las entradas

martes, 17 de mayo de 2011

Los niños y la separación de los padres


Aunque el número de divorcios y separaciones ha disminuido en los últimos años, algunos creen que debido a la crisis económica, este hecho puede tener consecuencias negativas. Del mismo modo que la separación de los padres puede afectar al comportamiento de nuestro hijo, sobre todo si este tiene alguna enfermedad como la enuresis, el hecho de que los padres que ya “no se quieren” vivan juntos puede ser contraproducente. Por ello, en ocasiones, es mejor que la pareja se separe, a que continúe viviendo situaciones conflictivas de convivencia, que afecten negativamente a sus hijos. Este podría ser el caso de los niños que están viviendo situaciones adversas, por ejemplo, de constantes peleas, discusiones, etc. Si el ejemplo de su padre y/o madre no es el más adecuado, seguramente será más beneficioso para ellos que sus padres se separen.

Está comprobado que el niño sufre mucho más en situaciones en que los padres son infelices juntos, que cuando deciden vivir separados. Los niños quieren sentir que sus padres son felices. Es importante considerar que, al tomar la decisión de separarse, se analice primero la relación con los hijos, los cambios que éstos pueden sufrir y, sobre todo, que su decisión no afecte ni comprometa a las necesidades básicas de los niños. Los hijos en común continuarán necesitando de cariño, cuidados, atención, apoyo y comprensión.

Aunque separados, la pareja jamás dejará de ser padres para sus hijos. No se puede olvidar que los niños tienen derechos y necesidades básicas como la alimentación, el alojamiento, el cuidado de su salud, la educación y el vestir. Cumplir con las necesidades básicas de manutención para los niños es fundamental para su desarrollo. Por otra parte, los niños sólo se sentirán seguros si existe un clima de confianza, respeto y afecto entre sus padres. Considerando estos derechos de los niños, los padres deberían ofrecer una educación basada en valores como el optimismo, la responsabilidad y la familia, brindando a sus hijos una convivencia civilizada, integradora y social.
Al mismo tiempo, los padres separadados, cada uno desde su sitio, deben seguir observando el comportamiento de sus hijos y facilitarles su compañía, no solo durante las visitas establecidas.

martes, 12 de abril de 2011

Parecidos pero diferentes: Enuresis y Nicturia.


La nicturia es un trastorno que afecta generalmente a los mayores, por el cual, las ganas de orinar interrumpen nuestras horas de sueño, alterando, sobre todo, al descanso nocturno tan merecido. De esta manera, nos tiramos toda la noche de la cama al baño, y vuelta a empezar a retomar el sueño.

Siempre se ha pensado que este problema afectaba sobre todo a hombres mayores debido a problemas de dilatación próstata (hiperplasia), por el cual, al aumentar su tamaño, ejerce una presión sobre la uretra que no permite expulsar la orina de la vejiga en su totalidad, provocando que se tenga que ir al baño cada cierto tiempo.

Y aunque esta afirmación es muy cierta, estudios recientes han demostrado que este trastorno también se presenta en las mujeres mayores, debido a que con la edad la capacidad de la vejiga disminuye al igual que la retención de la micción.

En cambio, la micción involuntaria durante el sueño se denomina enuresis. La nicturia perturba la vida de las personas, ya que altera el ritmo del sueño y provoca importantes trastornos psicológicos y sociales.

La búsqueda de atención médica se relaciona con el grado de molestia que este síntoma provoca. En general, la nicturia se relaciona con el envejecimiento y el prolapso genital en la mujer y la hipertrofia prostática en el hombre, y se vincula con numerosos aspectos de la salud y bienestar de las personas como fatiga y depresión. La nicturia puede presentarse como síntoma único o asociado con otros síntomas urinarios tales como aumento de la frecuencia miccional, urgencia e incontinencia.

La intensidad de las molestias que produce aumenta de acuerdo con el número de micciones nocturnas y es independiente de la edad y del nivel de conciencia.

jueves, 24 de marzo de 2011

Reconocer y comprender las reacciones del estrés


Los adultos tienen la tendencia a recordar la infancia como una época de despreocupación, sin responsabilidades, urgencias, o problemas. Sin embargo, los niños de hoy sufren presiones tremendas procedentes de muchas fuentes.

Las tensiones en el mundo de un niño pueden manifestarse por medio de síntomas físicos como el insomnio, dolores de cabeza, enuresis, o molestias de estómago. O bien tienen manifestaciones emocionales -enfado, represión, miedo que pueden interpretarse como un problema educativo. No es posible que los padres lleguen a aliviar todas las frustraciones del niño, pero sí lo es aprender técnicas de control de estros que ayudarán tanto a los padres como a su hijo a afrontar las tensiones.

En las prácticas que se realizan con padres e hijos, se enseñan formas de relajación. Sabemos por experiencia personal y profesional que la educación para disminuir el estrés cambia la vida de padres y niños. Es necesaria bastante práctica para aprender estas técnicas, así que hará falta tiempo y perseverancia. Merecerá la pena.

Reconozca las reacciones del estrés La siguiente lista puede ser útil para identificar algunas manifestaciones fisiológicas y de comportamiento producidas por el estros. Hay que tener en cuenta que estos mismos síntomas podrían ser también consecuencia de problemas médicos, de modo que, antes de asumir que un síntoma persistente es psicológico se debe consultar al médico. El niño también los utiliza algunas veces como un medio de llamar la atención o evitar ciertas tareas

1. dolores de cabeza
2. dolores de estómago, indigestión, gases, úlceras
3. náuseas, vómitos
4. hiperventilación (incluye respiración rápida, falta de aliento, mareos, hormigueo)
5. taquicardia (palpitaciones rápidas del corazón)
6. manos sudorosas, húmedas o frías
7. hábitos nerviosos (morderse las uñas, arrancarse la piel o el pelo, rechinar los dientes, etc.)
8. insomnio y otros problemas del sueño miedos y angustias
9. timidez e insociabilidad explosiones de genio
10. hipersensibilidad a la critica o a las burlas poca tolerancia a la frustración
11. falta de concentración a causa de la ansiedad

Ayude al niño a reconocer y a comprender las reacciones de estrés.Cuando se ha llegado a la conclusión de que el síntoma o la conducta del niño está provocada por la tensión, el paso siguiente es ayudarle a definir sus sentimientos y averiguar por qué ocurren.

Determinar la causa del estrés del niño requiere unas buenas aptitudes de comunicación. Se le explica que a veces los padres también tienen problemas para aclarar su mente. Los padres pueden dar algunos ejemplos de lo que les preocupa. Probablemente el niño empezará a hablar de los problemas que tiene con las matemáticas y el miedo que tiene al examen del viernes.

El niño comienza a relajarse a medida que habla de sus miedos. Se pues de hacer un plan para ayudarle con las matemáticas, darle un pequeño masaje, enseñarle cómo usar las técnicas de relajación que se describen a continuación. Y se duerme.

Trate de apartar las fuentes de estrés. Lo que hace desaparecer el estrés de forma más potente es el deshacerse de las causas que provocan la tensión

Fuente: Educación Infantil

jueves, 30 de diciembre de 2010

Unos consejos para mantener seca su cama.

El miedo a mojar la cama produce una gran ansiedad en el niño. Como padres, debemos calmarles y hacerles ver que no existe ningún tipo de represalia por ello, sin olvidarnos de demostrarles que es algo que pueden solucionar.

Una opción muy cómoda para los pequeños es el empleo de pañales desechables. Les mantienen secos y cómodos, y evitan que se ensucie la ropa o la cama. Los más recomendables son los que tienen una malla-braga, porque constan de un apósito de tamaño variable y una braga elástica lavable. Se adaptan perfectamente al cuerpo, lo que permite mayor libertad de movimiento.

Para proteger el colchón, existen dos modos: el protector de celulosa, que es un producto absorbente e impermeable de un solo uso, o las fundas impermeables. Estas últimas se colocan bajo las sábanas para evitar el contacto directo con la piel del niño, y tienen algunas desventajas, como por ejemplo que dan calor y que deben lavarse regularmente.

Esto son solo unas pequeñas prácticas a nivel material. Pero no debemos olvidar que nuestro objetivo deber ser el emocional, el ayudar a nuestros hijos a que se dejen de hacer pis por las noches, que sean capaces de controlar su cuerpo y que, en definitiva, crezcan y se desarrollen sin ningún tipo de complejo.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Enseña a tu hijo a ir al baño solito


Hoy queremos compartir con todos vosotros estos 11 pasos para enseñarle a tu niño a ir al baño solito. Eso si, hay que tener en cuenta que hablamos de niños antes de 5-6 años que no han desarrollado Enuresis:

• Primer paso: Identifica las señales de que tu niño está listo
• Segundo paso: Compra el equipo necesario
• Tercer paso: Crea una rutina para tu niño
• Cuarto paso: Dile adiós al pañal
• Quinto paso: Muéstrale cómo se hace
• Sexto paso: Explícale el proceso
• Séptimo paso: Motívalo a ser independiente
• Octavo paso: Compra pantaloncitos de entrenamiento
• Noveno paso: Acepta sus deslices con buen humor
• Décimo paso: Comienza el entrenamiento nocturno
• Onceavo paso: Celébralo, ¡lo has conseguido!

Una de las etapas del desarrollo de los niños que los padres suelen esperar con ansiedad es el momento de quitarles el pañal.

Después de haber cambiado cerca de dos mil pañales al año (es cierto, calcula unos 6 al día), seguramente no veas la hora en que tu pequeño empiece a ir al baño solito.

Lo que pocos mamás y papás saben es lo mucho que se puede tardar. Y aunque es verdad que algunos niños aprenden en pocos días, también es cierto que muchos otros tardan varios meses.
La posibilidad de que logres enseñarle a tu hijo con éxito aumentará si aprendes las reglas básicas del entrenamiento, y logras transmitírselas con claridad a tu niño.

Lo primero que hay que intentar es que se mantenga seco durante el día antes de pasar a la noche. Empieza verificando si sus pañales están secos cuando se despierta por las mañanas y después de las siestas.Si él quiere dormir sin pañales, compra antes un forro impermeable para el colchón que se pueda limpiar con un paño húmedo, colócalo bajo la sábana y listos. Si al cabo de algunas noches de prueba ves que tu hijo no estaba listo para dormir sin pañales, vuélveselos a poner, pero sin criticarlo. Dile simplemente que su cuerpo aún no está preparado para dar este paso y asegúrale que pronto será lo suficientemente grande como para volverlo a intentar.

Pero si tu hijo despierta completamente seco tres de las últimas cinco noches, ¡ya está listo! Ayúdale a tener éxito limitando la cantidad de líquidos que tome a partir de las 5 de la tarde y despertándolo para llevarlo al baño por última vez antes de acostarte.

Fuente: babycenter

martes, 21 de diciembre de 2010

Verdades y mentiras de la Enuresis


Muchos son los mitos que se han creado y que aún se mantienen y siguen creciendo en torno a la enuresis. Falsas creencias que llevan a muchos padres a pasar por alto este problema, a esconderlo y, en algunos casos, a no darle el tratamiento adecuado para encontrar una solución. Por esa razón hemos creido necesario, repasar y actualizar la lista de algunas de las mentiras que se ciernen sobre la incontinencia infantil. Y aquí pasamos a descubrirlas:

Se dice: Llevar al niño al baño durante la noche.
Realidad: La mayoría de los padres prueban este método en algún momento, ya que llevarles al baño parece ser una medida natural para que dejen de mojar la cama o para que, al menos, lo hagan con menor frecuencia. Sin embargo, es posible que esta medida empeore la situación, ya que el niño de manera inconsciente, se habitúa a que les despierten en mitad de la noche para ir al baño, de manera que no ejercitan la vejiga, incluso, pueden aparecer trastornos en el sueño.

Se dice: Mojar la cama es una forma de los niños de llamar la atención y hacerse notar.
Realidad: El niño que moja la cama no necesariamente sufre de un problema de aprendizaje ni de comportamiento. Los niños nacen incontinentes y, poco a poco, desarrollan esta capacidad fisiológica y a algunos les lleva mucho más tiempo. Es verdad, además, que en la mayoría de los casos no existe causa médica.

Se dice: Alguien tiene la culpa.
Realidad: La enuresis no es culpa de nadie. Hay muchas causas y motivos, como ya hemos visto

Se dice: Hay una cura para la enuresis.
Realidad: No existe una cura mágica para la enuresis; se trata de algo que desaparecerá con el tiempo. No obstante, existen cosas que se pueden poner en práctica para que tanto el niño como los padres lo afrontemos mejor, con optimismo y mucha paciencia. Hay que recordar además que no se trata de una única solución; cada niño o adolescente requiere un tratamiento distinto en función del diagnóstico de su médico. De ahí la importancia de consultar al pediatra.

Se dice: La mano dura es el remedio más efectivo.
Realidad: Ya hemos hablado muchas veces, que el niño es el primero que sufre las consecuencias de la enuresis. Y por ello, es nuestro deber como padres, apoyarle y transmitirle serenidad y tranquilidad. Que sienta que no está solo y que toda la familia lo apoya.

martes, 14 de diciembre de 2010

Enuresis. Algunos consejos para tratarla.


El niño que presenta enuresis se orina en la cama en forma involuntaria. Se trata de un problema que afecta a toda la familia, pero que es especialmente molesto para el niño. Como ya hemos dicho, muchas veces, siempre hay que evitar hacer que se sienta culpable y apoyarle en todo momento.

Por lo general, no se empieza a tratar a estos niños antes de los 5 años de edad; dada la posibilidad de curación espontánea en 15% de los pacientes, es preferible iniciar el tratamiento entre los 6 y los 7 años. El tratamiento incluye medidas conductuales, en algunos casos medicamentos y el uso de alarmas.

Unos consejos generales

Asegúrese de que el niño no bebe mucho dos horas antes de acostarse. Por el contrario es beneficioso que beba mucho durante el día y animarlo a que aguante todo lo que pueda antes orinar. También puede beneficiarle el interrumpir el chorro varias veces mientras orina ("abrir y cerrar el grifo"). De esta manera podría aumentar su capacidad vesical y hacerse más consciente del control de su vejiga. Compruebe que el niño haga "pis" antes de acostarse.

Todo ello no garantiza que el niño deje de mojar la cama, pero puede ayudar.
Despertar al niño en mitad de la noche para llevarlo al baño no sirve de gran ayuda, dado que el niño no se despierta por sentir él mismo la necesidad de orinar y suele recaer en cuanto sus padres dejan de levantarlo.

Debe protegerse la cama usando un colchón o una funda o protector impermeables debajo de la sábana inferior. Debe sujetarse firmemente para prevenir el riesgo de asfixia. Si el niño es lo suficientemente mayor, ponga ropa de cama seca al alcance del niño para que pueda cambiarla si se despierta mojado. Deje que él cambie las sábanas, no como castigo, si no para que se haga cargo del tema con naturalidad. Ello lo hará también más consciente de la situación.

Cuando el niño esté preocupado y motivado para ello, puede llevar un calendario o diario y registrar los días secos y mojados para ver los progresos. Por supuesto, celebrar cada noche seca. Animarlo es a menudo la mejor manera de enfrentarse a su problema.

Los sistemas de juegos y premios harán que nuestros pequeños se esfuercen por controlar su micción; y lo harán de una forma divertida, desechando la idea de que lo estén haciendo como si verdaderamente tuviesen un problema. Este sistema de juego resultará efectivo sobre todo entre los 2 y los 6 años. Nuestros niños y niñas tratarán de no hacerse pis en la cama al ver recompensado su éxito con un premio a su esfuerzo. Lo mejor de todo es que, donde ellos ven simplemente un juego, la realidad refleja un aprendizaje y control de sus esfínteres.

Los calendarios de progresos junto a un sistema de recompensas representan una forma ideal de fomentar la responsabilidad de nuestros hijos a la hora de controlar sus escapes; y lo mejor de todo es que ellos lo verán como un juego. A medida que nuestros hijos se van haciendo mayores, y sobre todo a partir de los 6 u 8 años, van teniendo uso de razón y podemos tratarles como a un pequeño adulto, siendo en este momento cuando el juego irá dando paso hacia la responsabilidad.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Enuresis y Alimentación. Unos consejos.


La alimentación puede desempeñar un papel importante en el control de la enuresis. Se ha de tener en cuenta que, en muchas ocasiones, una falta de minerales o vitaminas puede ser responsable de una falta de fortaleza en los músculos de la vejiga urinaria determinando que el niño o la niña o, en menores ocasiones, el adulto se vea incapaz de controlar la orina.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que muchos alimentos poseen propiedades diuréticas o astringentes. En el primer caso, tenderemos a ofrecer a los pequeños estos alimentos durante el día, bien por la mañana, a mediodía o a media tarde. Por la noche es importante que estos sean más bien astringentes. Una lectura de las propiedades de cada alimento ayudará a decidir cual escoger.

Entre los alimentos adecuados tenemos los siguientes:

Alimentos ricos en Vitamina C: La ingestión de estos alimentos podría ayudar a contribuir a solucionar el problema.
Alimentos ricos en Vitamina B y E: Estos ayudan a fortificar el músculo de la vejiga
Alimentos ricos en hierro: Se ha comprobado que el déficit de este mineral puede contribuir a la enuresis

Pero no solo hay que cuidar lo que se come, tambien debemos prestar atención a las bebidas. Debemos tener presenta que beber mucho antes de irse a dormir producirá una activación de los riñones en el periodo comprendido en la hora siguiente después de beber. Si la persona que ha tomado el líquido en abundancia, se encuentra dormido, puede mojar la cama inconscientemente. Por ello es necesario restringir los líquidos durante una hora, más o menos, antes de irse a dormir.

Hay una serie de bebidas muy diuréticas que se deberían evitar después de la comida del mediodía. Entre ellas podemos nombrar aquellas que son ricas en cafeína como las colas o numerosos refrescos. El chocolate liquido o sólido posee teobrima, un excitante por lo que tampoco debería comerse a partir de ciertas horas de la tarde o noche.

Fuente: Botanical-online.com

miércoles, 6 de octubre de 2010

Los niños y sus complejos en el cole


Hace muy poco vuestros niños comenzaron el cole con una ilusión enorme por reencontrarse con sus amigos y retomar la relación que dejaron antes del verano. Pero por desgracia, puede pasar que con el tiempo se encuentren con un problema bastante frecuente que, como sabemos, no solo afecta a los niños: los complejos.

A los ocho o nueve años de edad, vuestros hijos ya son capaces de distinguir las reacciones de los demás hacia ellos. Puede que se subestimen porque piensen que son inferiores físicamente o intelectualmente, lo que les provocará miedo y complejos. Si unimos este miedo al problema de la enuresis, el problema, lógicamente, se acrecenta.

Puede que se comparen con los demás físicamente: la altura y el peso se convierten a veces en un calvario para los niños que no se ven como el resto.

Otra cosa perjudicial para el niño es comparar las notas que trae a casa con las de otros niños o hablarles de su futuro profesional: esto les creará un sentido de culpabilidad y ansiedad por pensar que no es capaz de sacar buenas notas.

La introversión es otro complejo frecuente en los niños, y más en los que sufren de incontinencia: valoran en exceso lo que piensen de ellos y se anticipan a lo que puedan pensar, lo que les lleva a inhibirse por completo.

Esto puede evitarse si como padres enseñáis a vuestros hijos a ser capaces de pensar por sí mismos y a poder decidir sobre algunas cuestiones. De esta forma, crecerán superando los rechazos que vengan del exterior y no dejaran que esto afecte en el problema de la enuresis. Es más, si están seguros de sí mismo, los niños la superarán antes.

martes, 28 de septiembre de 2010

Conclusiones veraniegas


La semana pasada nos trajo el final del verano; durante la época estival, habéis sido muchos los padres y madres que diariamente habéis estado consultando vuestras dudas sobre la enuresis de nuestros pequeños. Por eso hemos decidido hacer un repaso de los aspectos por los que más os habéis preocupado los papás y mamás durante los pasados meses. Si estás entre ellos, podrás comprobar que la enuresis y tus preocupaciones no son algo tan aislado como tal vez podrías pensar, sino que son muchas las madres y padres que comparten tu misma situación.

Con carácter general, algunos de los aspectos más visitados por los usuarios han sido los relativos a los conceptos generales, causas, consecuencias y soluciones de los problemas de incontinencia que suelen estar presentes en la mayor parte de los hogares donde haya niños y niñas de temprana edad. Igualmente han resultado útiles los diferentes consejos que cada semana os hemos ido dejando en nuestro blog.

A todo esto hay que sumar el constante soporte que nuestra pediatra, la Doctora Rocío Santiago, os ha ido ofreciendo en respuesta de las diferentes inquietudes de mamás y papás.

Por citar algunos contenidos particularizados, merecen especial mención los artículos relativos a los distintos tipos de enuresis, consejos para evitar que nuestro hijo se haga pis en la cama, o las referencias a los campamentos de verano.

Como denominador común, os queremos recordar que siempre ayuda hablar con nuestros hijos desde el plano de la naturalidad a la hora de afrontar el problema, con un tono positivo y haciendo partícipes a nuestros pequeños en la solución del problema. Igualmente es importante que nuestros hijos sepan que cuentan en todo momento con nuestro apoyo.

Os dejamos unos enlaces con algunos de los contenidos que os hemos querido destacar de esta época estival:

¿Qué es exactamente la enuresis?

Tips para evitar que nuestro hijo se haga pis en la cama

¿Cómo actuar con nuestro hijo que sufre de enuresis?


Recordad que podéis enviar vuestras consultas a nuestra experta, la doctora Rocío Santiago.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Consejos para hacer frente al estrés



El estrés y la ansiedad son algunas de las razones que están detrás de la enuresis. Los expertos advierten que el estrés en la infancia puede ser producto de situaciones diversas: problemas al interior de la familia, cambios de colegio y domicilio, separación de los padres, divorcios, accidentes, entre muchas otras.
Algunas de las características que nuestros niños pueden registrar cuando sufren de estrés es la presencia de un escolar ansioso, con miedo, rabia, llanto e irritabilidad, trastornos del sueño, cambios de carácter, aislamiento y rechazo a ciertas rutinas.

Y a nivel físico pueden manifestarse a través de dolencias como dolores de cabeza y de estomago, enfermedades producto de la baja del sistema inmunológico, como la enuresis.

Por eso, es fundamental la comunicación clara y fluida entre padres e hijos. En ese sentido, resulta indispensable intentar que nuestros hijos hablen de sus emociones y expresen sus sentimientos.

Recordad que la actividad física, fijar metas realistas, dejar tiempo para el juego y la diversión y alentar al niño a hacer preguntas y expresar sus dudas es fundamental.

Actividades como el baile y la música también juegan un rol importante en esta labor.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Preparados para la vuelta al Cole?: Os damos algunas pautas



Las vacaciones están a punto de terminar y tenemos que intentar que la vuelta a la rutina sea gradual y no provoque un trauma en nuestros hijos. Sobre todo si nuestro pequeño tiene problemas de incontinencia. No olvidemos que retomar la rutina de la época escolar y de las actividades que se realizan durante el resto del año, es un cambio drástico que puede provocar ansiedad, depresión y cansancio.

Por eso queremos ofreceros algunas pautas de cómo hacer que la vuelta al cole no sea un castigo:

- Restablezcamos los horarios: Esto hay que hacerlo de la manera más natural posible. Para empezar, es conveniente que la hora de ir a dormir sea una hora prudente. Para que esto sea más fácil lo ideal es empezar a levantar a nuestros hijos más temprano para que por la noche duerman bien.

- Hay que adecuar los horarios de las comidas, que deberán ser lo más parecidos a los que tendrán cuando vuelvan a la escuela. Todo es cuestión de organización.

- Otra buena alternativa es ponerlos a realizar actividades extraescolares, pero siempre con moderación, sin sobrecargarlos. No olvidéis que una misma actividad puede resultar liviana para un niño y un gran peso para otro. Por eso, hay que identificar los deseos, aficiones o expectativas de nuestros niños.

- Busquemos espacios para conversar sobre el inicio de la temporada escolar. Si sospechamos que algo le preocupa en exceso a nuestro hijo, intentemos aproximarnos a él. Ser cálidos y escuchar sin reproches y sin juzgar a nuestros hijos es fundamental para que ellos puedan abrirse y contarnos con libertad si se han peleado con algún amigo, si la profesora le ha reñido, si tiene miedo de algo o de alguien.

- Haz que dibuje el colegio y fíjate si en el dibujo él aparece pequeño o grande, si está en una esquina o a un lado, quién está a su lado. Que pinte también los baños, el recreo… muchas veces los niños reflejan sus ansiedades en sus pinturas o en sus historias.

Recuerda que ellos necesitan de nuestro apoyo y nosotros de ellos para seguir aprendiendo y creciendo como padres.

lunes, 23 de agosto de 2010

¡Todavía nos queda verano! Utilízalo para escuchar…


Todavía nos quedan semanas de verano por delante y eso significa que podemos aprovechar estos últimos días para establecer una relación aún más cercana con nuestros hijos, sobre todo, teniendo en cuenta la proximidad de la vuelta al cole. Recordad que nuestros hijos que sufren de enuresis suelen tener problemas de adaptabilidad en el colegio debido a la baja autoestima, por lo tanto, en estas vacaciones podemos ayudarlos a mejorar su confianza.

Por eso hemos decidido ofreceros algunas claves de cómo sacarle partido a estas últimas semanas de verano.

1. Actividad física. Esta es una increíble oportunidad para que no sólo nuestros hijos hagan deporte, sino que también nosotros lo hagamos con ellos. El deporte es una de las mejores maneras para mejorar la autoestima y sentirnos bien con nosotros mismos.
2. Otra gran oportunidad que nos ofrece el verano es que podemos escucharles cálida y activamente y, sobre todo, sin distracciones. Bríndarles lo que todo hijo anhela: una aceptación incondicional.
3. Como padres, al encontrarnos sin la responsabilidad laboral, estamos más relajados y podemos entrenarnos en darles a nuestros hijos una respuesta positiva, evitando las reprimendas innecesarias.
4. Las vacaciones nos permiten trabajar en paralelo el espacio de autonomía y libertad sin olvidarnos de los límites y manteniendo una línea de respeto. Así como delegarles ciertas responsabilidades confiando en ellos.

Como bien recuerda en un artículo la psicóloga Susana de Crylles, en general el verano “es el momento del año en el que hay que encontrar tiempo y espacio para largas charlas y momentos que fortalezcan la unión y la complicidad”. Y para eso, es imprescindible relajarse y proponérselo!

viernes, 6 de agosto de 2010

En busca de una dieta adecuada...



Son muchos los factores que nos pueden ayudar a solucionar o controlar el problema de la incontinencia en nuestros hijos. Uno de ellos es tener en cuenta su alimentación, ya que una falta de minerales o vitaminas puede ser responsable de una falta de fortaleza en los músculos de la vejiga urinaria lo que hace difícil a nuestro pequeño que pueda controlar la orina.
En todo caso, los alimentos que, según los expertos, son adecuados para combatir la enuresis son:
  • Los alimentos ricos en Vitamina C, que contribuyen a solucionar el problema.
  • Los alimentos ricos en Vitamina B, que pueden ayudar a fortificar el músculo de la vejiga
  • Los alimentos ricos en Vitamina E; trabajan junto con la vitamina anterior en el fortalecimiento del músculo de la vejiga urinaria.
  • Mientras que en el caso de los alimentos ricos en hierro, se ha comprobado que el déficit de este mineral puede contribuir a la enuresis.

Ahora bien, también hay que tener en cuenta que muchos alimentos, independientemente de su riqueza en vitaminas y minerales, poseen propiedades diuréticas o astringentes. Por lo tanto, será importante que los alimentos que aumenten el porcentaje de orina sean comidos durante el día, bien por la mañana, a mediodía o a media tarde. Por la noche es importante que estos no sean especialmente diuréticos o que sean astringentes.

Nuestra experta, la doctora Rocío Santiago, recomienda por su parte incluir en la dieta una buena cantidad de fibra a base de cereales integrales, frutas y verduras para facilitar la deposición al menos una vez al día, debido a que cualquier presión de heces acumuladas en el intestino sobre la vejiga empeoraría aún más el problema. Sugiere además evitar los alimentos muy condimentados o bebidas con gas o a base de cítricos que puedan irritar la vejiga y producir que se contraiga con más facilidad.

No olvidéis que existen bebidas muy diuréticas que se deberían evitar después de la comida del mediodía. Ese es el caso de aquellas bebidas ricas en cafeína o teína. El chocolate líquido o sólido posee teobromina, un excitante, por lo que tampoco debería comerse a partir de ciertas horas de la tarde o noche.

Y para terminar os recordamos que debéis tener presente que la enuresis requiere su tiempo, por lo tanto, no debéis tirar la toalla, sino recobrar fuerzas como sea y seguir adelante. Recordad también lo importante que es para nuestros pequeños toda la confianza y el apoyo que podamos darles.

martes, 27 de julio de 2010

Los diferentes tipos de tratamiento contra la enuresis


Un aspecto que muchos padres desconocen es que no todos los niños con enuresis requieren de tratamiento y, de ser ese el caso, los tratamientos son diferentes según el tipo de enuresis. Por eso es importante que antes de cualquier medida nosotros, como padres, intentemos identificar las características de la enuresis, los efectos adversos que puede tener y busquemos informarnos respecto a los porcentajes de éxito.

Posteriormente, debemos intentar encontrar un consenso con nuestros hijos para acudir al pediatra a exponer el problema. Después de dar este paso, el pediatra puede establecer un seguimiento en tres fases: La primera consistiría en una visita a la que acudiríamos los padres con nuestros hijos para seguir algunas medidas básicas de control. La segunda visita consistirá en valorar los éxitos y comprobar el cumplimiento del calendario sobre el control de las micciones de nuestro hijo. Y la tercera, sería una evaluación sobre los éxitos y/o fracasos en el período de control establecido.

En este último caso, dependiendo de los resultados y la edad de nuestro hijo, el pediatra puede optar por un tratamiento u otro.

Hay que destacar que los diferentes tipos de tratamiento se adoptan además dependiendo de si se trata de una enuresis orgánica, o si se requiere de un tratamiento para educar y condicionar la conducta de nuestro hijo.

En todo caso, como siempre, os sugerimos que cualquier duda o consulta os dirijáis a nuestra experta, la pediatra Rocio Santiago.

martes, 29 de junio de 2010

La enuresis y unas estadísticas que preocupan



Mucho se ha hablado de la enuresis y del largo y difícil proceso que conlleva su tratamiento. Por esa razón siguen asombrando las estadísticas respecto a la importancia que se le da a esta enfermedad. Apenas el 30% de las familias que tienen un niño con enuresis decide acudir a un pediatra en busca de un tratamiento adecuado, según unas estadísticas publicadas hace algunos días en un artículo en El País. 



Esta situación resulta desconcertante principalmente si consideramos que cerca del 22% de nuestros niños en edad escolar sufre de incontinencia infantil, o lo que es lo mismo, la perdida involuntaria de orina a una edad en la que el control de la micción o del pis, debería estar ya establecido. Aquí hay que puntualizar que entre los seis y los diez años también es frecuente que a los niños se les escape alguna vez el pis de noche, pero eso no es tener enuresis. 



En todo caso, hay algo que sigue llamando la atención y es el hecho de que muchos padres le den todavía poca importancia a la enuresis y en algunos casos decidan ocultarla, actitudes que lo único que hacen es agravar el problema y debilitar la confianza y autoestima de nuestros propios hijos.



En relación a este hecho, en la referida publicación del diario El País, leímos una reflexión de Santiago García, jefe de la sección de pediatría en el hospital San Juan de Dios de Barcelona, que nos llamó bastante la atención. "¿Por qué un niño diabético, que asiste a un campamento de verano, puede inyectarse insulina sin que nadie se meta con él y otro a su lado es objeto de burla e insultos si moja la cama? Ambos sufren una enfermedad y ambos se merecen el mismo respeto". Sin duda una gran verdad que debería tender a sensibilizar al entorno para que se tome en serio la enfermedad.



Recordad que nuestros hijos no son los únicos que enfrentan el problema; somos nosotros, como padres, los que también sufrimos con ellos la enfermedad. Además no somos los únicos. Personajes famosos como George Orwell o Michael Landon, muy querido por la serie La Casa de la padrera, también sufrieron esta enfermedad. Landon mojó la cama hasta los 15 años.

viernes, 25 de junio de 2010

En casos de regresión: paciencia y perseverancia



Por lo general, lo que nos suele pasar a los padres es que cuando vemos que nuestros hijos dejan de mojar la cama damos por sentado que el problema ha llegado a su fin. Una posible regresión, es decir, que nuestro hijo vuelva a reincidir con los problemas de incontinencia, puede ser motivo de desesperación en nuestras familias y puede afectar aún más a la confianza de nuestro hijo.


Es verdad que en muchos casos los niños, sobre todo a los seis años y, a medida que empiezan a tener un mayor control sobre sus acciones, dejan atrás la enfermedad. Pero como bien menciona nuestra experta, la doctora Rocío Santiago, hasta que se consigue el definitivo control de los esfínteres, los niños pasan por fases mojadas alternadas con otras secas. Así que, aunque ahora todo vaya bien, puede que pasemos por una de esas etapas y debemos de estar preparados.


Lo aconsejable es seguir confiando y, en todo caso, esforzarse más por aumentar la confianza de nuestro hijo, retomar algunas de las acciones y actividades contra la enuresis, como los calendarios y, sobre todo, tener en cuenta que en casos de regresión, los niños tienden a mojar la cama con menos frecuencia. 


En todo caso, esta situación de regresión se conoce como enuresis secundaria y se presenta en los niños que, habiendo controlado perfectamente los esfínteres cuando les correspondía cronológicamente durante un tiempo, hacen una regresión y dejan de controlar, provocando la aparición de la incontinencia, que puede ser nocturna o diurna. 


No os desesperéis y recordad siempre que hay dos claves fundamentales para salir bien librado de la enfermedad: paciencia y perseverancia.

martes, 22 de junio de 2010

El campamento de verano, ¿oportunidad o peligro?


Llega el verano y con él la temporada de excursiones y campamentos, una de las más esperadas por nuestros hijos de siete a catorce años. Aunque también suele ser motivo de preocupación y angustia para los que somos padres con niños que sufren de enuresis. 

Es natural que nos preocupemos por la posibilidad de que nuestros hijos, al dormir fuera de casa y con otros niños, sean objeto de burlas y comentarios. Es más, en muchos casos son los propios niños los que renuncian a ir a las excursiones. Sin embargo, como bien recuerda nuestra experta, la doctora Rocío Santiago, muchas veces el aceptar que nuestro hijo no asista a un campamento puede resultar contraproducente ya que justifica el miedo del niño a salir de casa y no le permite enfrentarse realmente al problema.

Por lo tanto, si sabemos afrontarlo, los campamentos de verano pueden convertirse en toda una oportunidad para nuestros niños con problemas de incontinencia, ya que se verán obligados a hacer un mayor esfuerzo, es decir, a asumir una responsabilidad que en este caso no será compartida con los padres. 

Por esa razón hemos recogido algunas recomendaciones que buscan hacerlo más fácil para nuestros hijos y que les permita divertirse en el campamento:

- Lo primero que debemos hacer es enfatizar en el hecho de que el problema de la incontinencia suele ocurrirle a muchos otros niños. No son los únicos  y no necesariamente tienen que ver limitadas sus actividades.

- Para estar preparados para estos días, nuestros hijos pueden utilizar unos calzoncillos absorbentes parecidos a la ropa interior con el fin de que les resulte menos incómodo el momento de irse a dormir.

- También es recomendable que lleven varios pijamas de cambio y, si es posible, varias mudas de ropa para evitar llamar la atención ante cualquier imprevisto, además de los absorbentes y las bolsas para poder llevarlos después a la basura. 

- Nuestra doctora considera conveniente que el monitor del campamento tenga conocimiento de la situación para poder ayudar a nuestro hijo en determinados momentos. La idea es que nuestro hijo no vaya ocultándose ni sintiéndose incómodo.

viernes, 18 de junio de 2010

El sueño y una buena dieta, también son claves contra la enuresis



Muchas veces la angustia y la desesperación de los padres por resolver el problema de la enuresis en nuestros hijos nos hace obviar aspectos elementales e incluso cometer algunos errores en el tratamiento de la enfermedad. Uno que suele ser recurrente en muchas familias es intentar llevar el control de las horas en las que nuestro hijo va al baño sin pensar que puede ser contraproducente en ciertos casos.

¿La razón? Como bien explica nuestra experta, la doctora Rocío Santiago, mantener unos buenos hábitos a la hora de ir a acostarse, es decir, tener una buena calidad de sueño, resulta fundamental en el control de esfínteres nocturnos. Por esa razón recomienda dejar para el final del día las tareas más relajantes y evitar que nuestro hijo vaya a la cama recién cenado o tras haberse metido en el ordenador o leído una novela de acción.

Otro aspecto que hay que considerar es el de una buena dieta para nuestros hijos. En casos de incontinencia lo recomendable es aumentar la cantidad de frutas, verduras y cereales integrales en la dieta diaria de nuestros hijos para asegurarnos que vaya al baño a hacer deposición sin problemas al menos una vez al día.

No hay que olvidar que estos son aspectos claves dentro de los muchos ejercicios que deben de cumplir nuestros hijos a partir de cierta edad, básicamente los 10 años, ya que el control es mucho mayor. En cuanto a nuestra labor como padres, tenemos que tener presente que la tarea fundamental es mantener un buen nivel de autoestima y motivar a nuestros hijos cuando consigan sus primeros logros. La comunicación en ese sentido también es importante. Hay que aprender a encontrar el punto medio entre la preocupación y el seguimiento de la enfermedad sin un exceso de control.

viernes, 4 de junio de 2010

¿Cuándo debo empezar a preocuparme por la Enuresis?



Hay una cosa que es común entre nosotras, las mamis, y es que nos preocupamos por todo. Por eso, cuando nuestro pequeño tarda en quitarse el pañal, muchas mamis empiezan a pensar en un problema. Pero en el caso de la incontinencia infantil hay que aclarar, como bien recuerda nuestra especialista, la doctora Rocío Santiago, que no hablamos de enuresis hasta los 6 años.

Antes de esa edad, los niños se pueden hacer pis en la cama y no tenemos que pensar en que se trata de una enfermedad. Suelen existir muchas razones. No hay que olvidar que hay niños a los que les lleva incluso más tiempo el ponerse a caminar. “Mi hija empezó a andar al año y medio”, nos cuenta una mami. De ahí que los expertos consideren que, en el caso de la orina, algunos peques consiguen lentamente, ir controlando su propio organismo lentamente.

Por lo tanto, sí tienes un niño de 3, 4 ó cerca de los 5 años, no es necesario alarmarse. Eso si, el tomarnos las cosas con tranquilidad no quiere decir que no tengamos que hacer nada.

Aunque la tendencia natural de los niños que están en pleno proceso de adquisición del control de los esfínteres, es hacia la resolución espontánea (sin necesidad de hacer nada), se tienen que asumir algunas medidas muy básicas.

Nuestra especialista recuerda al respecto que debes evitar recriminar al pequeño, así como no exigirle que deje de hacerlo. Lo conveniente es hablar con él para que el pequeño vaya asumiendo más control sobre sí mismo. No lo olvides, hasta un 15% de los niños que sufren escapes de pis durante la noche, solucionan este problema cada año.